Tévez: “Riquelme es ídolo por lo que hizo en la cancha, pero afuera deja mucho que desear”

Su salida de Boca

“Creo que es bueno contar mi versión del porqué de mi partida. Cuando me fui, mi silencio molestó muchísimo más a los periodistas que a la gente. Yo sabía que a la gente de Boca, dijera lo que dijera, le iba a caer mal igual. Los periodistas querían que me despidiera con una nota, y es difícil. Los periodistas son difíciles. Creo que al despedirme en silencio a los que más molestó fue a los periodistas, y seguramente también un poco a la gente. No había palabras para curar el dolor de ellos. Y yo también hacía mi duelo, porque no fue fácil”.

“Ante la oferta de China, primero dije que no. Tenía la cabeza puesta en el club. Pero cuando volví dije bien que si las ganas no eran las mismas, iba a dar un paso al costado. La decisión final fue después del último partido, con Vane (NdR: su esposa). Creía que no tenía más fuerzas para seguir y que si seguía le iba a hacer mal al club. Mi hija mayor lloraba en el vestuario diciéndome que no me vaya”.

Su segundo paso por el Xeneize

“Creo que en el club viví dos etapas. La primera que fue muy muy buena, donde ganamos todo y yo veía a un Boca unido. La gente era una sola y los dirigentes tiraban para el mismo lado. Ceo que eso hizo que Boca ganara lo que ganó. En esta segunda época vi un Boca totalmente diferente. Creo que ese Boca que ganó todo iba de la mano con una dirigencia y una hinchada atrás que no paraba de alentar”.

“Acá me pude tomar el subte por primera vez en mi vida. Puedo ir al shopping en subte, puedo hacer la vida de un tipo normal. A mí me gustan esas cosas simples, de poder andar en bici con mis hijas, de tratar de ser un padre presente para ellos”.

Juan Román Riquelme

“Es fácil hablar de afuera. Y yo creo que una de las cuestiones que se le critica a Riquelme es que sale a hablar. Cuando River ganaba, él salía al otro día a decir ‘qué bien que juega el equipo de Gallardo’. Cuando jugaba no tenía amigos periodistas, pero ahora toma mate con ellos… Me banqué un año y medio que Riquelme salga a hablar de mí y de mis ex compañeros. Cuando salimos campeones y él dijo que una Libertadores vale por diez campeonatos, yo decía por dentro: ‘si vos fueras de Boca te alegrarías, ¿no?’. Siempre trata de tirar para abajo a los jugadores y cuerpos técnicos de Boca. Creo que los jugadores que están ahora un poco se le pararon de manos y creo que hacen bien. Creo que no le hace bien al club ni a los pibes que juegan para Boca. Cuando a Boca le va mal, Riquelme siempre es palabra autorizada para matar a los jugadores, y cuando a River le va bien siempre habla bien de River. Es ídolo de Boca y siempre lo va a hacer por lo que hizo adentro de la cancha, pero afuera deja mucho que desear. Boca es de la gente, no de ningún ídolo”.

“No me preocupa si el hincha de Boca se enoja por lo que digo. Mucha gente lo siente como yo pero no lo puede decir, porque es Riquelme y es el mayor ídolo de Boca. Ahora como persona, no podés decir cuando salimos campeones que una Libertadores vale más que diez campeonatos. (Fuente: Diario Popular. Edición: nuestra).

FB