San Francisco. La trama del veterinario homicida y una apresurada pueblada a su favor

El detrás de un crimen por encargue en Santa Fe que terminó con un veterinario preso

Una disputa familiar en la ciudad cordobesa de San Francisco ideó un plan para que dos sicarios maten a un abogado santafesino. La historia de un caso que comenzó como un supuesto homicidio en situación de robo.

La historia comenzó el pasado 22 de septiembre en la ciudad de San Francisco, Córdoba. Un sujeto conocido como “El Turco” Jaider ingresó a una veterinaria ubicada en calle Iturraspe al 1200. Allí, entre perros y elementos para el cuidado de los can, se encontraba Hérnan Vietti Colomé, un veterinario de 40 años.
Con el paso de las horas, el veterinario alertó a las autoridades policiales de la tensa situación que había vivido con el “Turco”. Es que según Vietti Colomé, el “Turco” buscó asaltarlo y en legítima defensa el médico lo terminó matando.
El médico fue detenido y un día después quedó imputado por el fiscal que instruye la causa, Bernardo Alberione, por homicidio en legitima defensa.
La situación, que ante la opinión pública fue presentada como un claro suceso de inseguridad, generó que un grupo de vecinos organicen una marcha bajo la consigna #TodosConHernan, con el fin de que la justicia disponga la excarcelación para el veterinario “justiciero”.
Tres días después, el lunes 25 de septiembre, Vietti Colomé terminó siendo liberado aunque los interrogantes y sospechas en torno a cómo se dio el crimen dentro de la veterinaria de calle Iturraspe siguieron vigentes. Las respuestas iban a encontrarse con el paso de los días.
El encargue que costó caro
La aparición de un testigo destapó la trama oscura que habría ocultado el homicidio ocurrido en la veterinaria, donde Vietti Colomé mató a golpes de puño al “Turco” Jaider, en una supuesta legítima defensa.
Ese testigo, Omar F., terminó confesando en la Fiscalía -y en una entrevista a la Fm 90.7 de aquella ciudad- una extraña y arriesgada situación que tuvo su génesis el 22 de abril pasado cuando Vietti Colomé se hizo presente en la vivienda -calle 5 al 2400- del testigo y le encargó un “trabajito”: terminar con la vida de su hermano mayor, L.,un abogado particular que reside en la ciudad de Santa Fe y con quien tendría una disputa familiar por el cobro de una herencia que rondaría los 2 millones de pesos.
El encargue terminó siendo aceptado por el “sicario” contratado por el veterinario, quien además sumó a otro compañero, Jorge “El Turco” Jaider, quien meses después iba a terminar muerto en manos del propio Vietti Colomé.
Tras contratar el “encargue”, el veterinario trasladó a los dos sicarios hacia la capital provincial para que conozcan el terreno. Inclusive, el propio Omar F., declaró que fue hasta donde el hermano de Vietti Colomé tiene una oficina de administración de viviendas para simular una supuesta consulta y así conocerle la cara a su “futura” víctima.
Al volver a San Francisco, Vietti Colomé le habría entregado una suma de 10 mil pesos y les prometió que tras cometer el “trabajito” completaría con 150 mil pesos. En tanto, les entregó un revolver calibre 22 con balas, la cual terminó siendo encontrada en un allanamiento tras el destape de la causa.
No acataron las órdenes
Con el correr de los meses, los dos “contratados” viajaron a la ciudad de Santa Fe pero el arrepentimiento y las dudas en torno a cometer el crimen hicieron que el encargue no se efectúe y culmine en una clara mejicaneada.
Es que ambos terminaron llamando desde una cabina pública al domicilio del hermano de Vietti Colomé y confesandolé que había alguien que los había “contratado para matarlo”. A su vez, le indicaron que “se guarde” por unos días para así hacerle creer al veterinario que lo tenían secuestrado pero que no lo ejecutarían hasta que esté el resto del dinero acordado. En efecto, el acuerdo se rompió y el “encargue” -que habría costado hasta ese entonces unos 50 mil pesos a Vietti Colomé- terminó en la nada.
Con ese testimonio la investigación intenta determinar si Jaider fue aquel 22 de septiembre a exigirle más dinero al veterinario y que ante esa tensa situación el desenlace terminó con la muerte del “Turco”.
Volvió a la cárcel
Tras la declaración de ese testigo y con una serie de allanamientos y diligencias establecidas, el fiscal del caso, Alberione, ordenó la detención de Vietti Colomé el pasado 29 de septiembre y terminó siendo imputado el pasado viernes por “homicidio calificado por alevosía” tras detectarse el “estado de indefensión” de Jaider al ser asesinado en la veterinaria. Seguidamente fue alojado en la Unidad Penitenciaria Nº 7 de San Francisco donde se encuentra en la actualidad.
Por su parte, los investigadores lograron encontrar una pistola calibre 22, la cual motivó establecer que función cumplió en toda la oscura trama que tenía como fin un encargue en la ciudad de Santa Fe y que concluyó con el crimen de Jaider en Iturraspe al 1200. (Fuente: diario Uno Santa Fe. Edición y título: nuestros).

Deja un comentario

FB