Locales. Peligroso ladrón condenado a cinco años de prisión efectiva

Fue encontrado autor de un robo calificado que cometió en Rafaela en enero pasado.

 Un joven de 27 años identificado como Darío Orlando Ferreyra fue condenado a cinco años de prisión por dos hechos delictivos ocurridos en enero de este año en la ciudad de Rafaela y que fueron investigados por el fiscal Martín Castellano.
La condena fue impuesta por la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Cristina Fortunato, en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos y que se celebró el viernes por la mañana en los tribunales rafaelinos. Además, tal como había planteado el fiscal Castellano –y a pesar de los argumentos de la Defensa–, la magistrada resolvió declarar reincidente a Ferrería, a raíz de que tenía antecedentes penales condenatorios.
El fiscal Castellano ya había imputado a Ferreyra como autor de los dos hechos. Por el primero de ellos, le atribuyó la autoría del delito de amenazas calificadas por el uso de arma; en concurso real con daños simples.
En tanto, por el segundo ilícito le imputó la autoría de los delitos de robo calificado por el uso de arma; en concurso real con privación ilegal de la libertad agravada cometida con violencia; y amenazas.

LOS HECHOS 
El primer ilícito fue cometido minutos después de las 4:30 de la madrugada del jueves 12 de enero en un bar ubicado en calle Ernesto Salva al 1.300. “Ferreyra le requirió al hijo de la dueña del local que le diera una jarra con bebida alcohólica. Como la víctima se negó, el condenado sacó de entre sus ropas una navaja de siete centímetros de hoja aproximadamente, y le exigió en forma intimidante que cumpliera su pedido”, relató el fiscal.

“Ferreyra se retiró del lugar, pero previamente le dijo a la víctima que volvería ‘con un fierro’ y le quitaría la vida. Minutos más tarde, el condenado –y otro sujeto aun no identificado– arrojaron piedras y ladrillos contra el frente del bar y provocaron la rotura de los vidrios de la puerta de ingreso al comercio. Además, efectuaron disparos al aire presuntamente con un arma de fuego”, detalló Castellano.
El segundo hecho que investigó el fiscal fue cometido el domingo 15 de enero entre las 22:00 y las 23:00. Todo ocurrió dentro de una vivienda ubicada en calle Miguel Giay al 2.000 de Rafaela, donde Ferreyra estaba con una mujer y tres menores de edad. “El condenado se apoderó ilegítimamente del teléfono celular de la dueña de la casa. Además, sacó de su bolsillo una navaja con una hoja de aproximadamente 10 centímetros y la amenazó a ella y a sus dos hijos”, precisó el fiscal.
“Minutos más tarde llegó el hermano de la mujer, a quien golpeó con un palo en la cabeza y le sustrajo de manera ilegítima el teléfono celular, dinero en efectivo, tarjetas y documentos personales. Finalmente, se dirigió a la puerta de acceso y la cerró con candado, por lo que restringió la libertad personal de las personas que quedaron encerradas”, relató. (Fuente: La Opinión. Título, edición y foto encabezamiento: nuestra).

Deja un comentario

FB