Finalmente se va confirmando toda la gran estafa que se instaló con la excusa de la pelotita cada vez más manchada.

“FÚTBOL PARA TODOS” A “FÚTBOL PARA LAS MAFIAS”·

La imagen puede contener: personas practicando deporte, texto y exterior

En agosto de 2009, el Fútbol no comenzaba sino hubiese sido por la fenomenal apuesta del gobierno K, de financiar los eternos desmadres de la enorme delincuencia que anida en casi todos los clubes del Fútbol argentino.

Deudas impagables en la mayoría de las instituciones; enormes atrasos en el cumplimiento de contratos con los futbolistas, falta de pago de años de aportes a FAA (Futbolistas Argentinos Agremiados) provocaron en aquel año 2009, la sensación de que todo se venía abajo. Pero el primer gobierno de Cristina Fernández, vio la posibilidad de desembarcar en “césped” con mucho dinero de los argentinos con la clara intención de utilizar política y demagógicamente cada transmisión deportiva.

La ex mandataria Fernández, Julio Grondona, Diego Maradona y toda la corte ministerial, anunciaron hace ya más de 8 años
-con bombos y platillos- el comienzo de una iniciativa que tenía todo el tufillo mafioso / delictivo en su sostenimiento. Y fue Así. Miles de millones de pesos de los argentinos, fueron a parar a manos de los administradores de toda esta maquinaria corrupta que rodea hoy al Fútbol. Es así que el llamado “Fútbol para Todos”, terminó siendo para las mafias que siempre televisaba las “proezas” de las olvidables gestiones de Cristina Fernández. Y hoy, a poco menos de una década de aquella “gesta” todo está peor que antes, pero eso sí; en el medio, desaparecieron al menos $ 5.000 millones. Una bicoca. Siempre se sospechó de los grandes desmanejos de la gestión K, que vio en el fútbol una veta para realizar generar corrupción económica y política.

Ahora en el llamado “FifaGate”, un jucio que se le sigue al Fútbol en los EE.UU y que ya determinara la rodada de varias cabezas, dio más noticias: Alejandro Burzaco, el ex CEO de Torneos & Competencias, declaró en este juicio y puso en la mira a dos ex funcionarios kirchneristas que manejaron el presupuesto millonario del Fútbol para Todos: Pablo Paladino, ex coordinador de ese programa, y el abogado Jorge Alejandro Delhon, que horas más tarde -luego de la declaración de Burzaco- se quitó la vida. Delhon, cercano a Aníbal Fernández, junto a Paladino -de acuerdo a lo declarado por Burzaco en la causa, habrían cobrado 4 millones de dólares en coimas. Como la declaración testimonial continuará, es probable que aparezcan otros nombres involucrados en esta práctica mafiosa que ahora se ventila en sede judicial norteamericana.

Si estuviera vivo Julio Grondona, hoy estaría en el banquillo de los acusados y hasta tal vez preso. Para colmo, a la lista de imputados, procesados y embargados por los desmanejos del fútbol (La mayoría funcionarios públicos heredados de la década olvidable) se le debe agregar a Sergio Marchi, secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados.

Marchi -quien hace 8 años reclamaba airadamente por el objetivo de transparentar al Fútbol argentino- también fue procesado y embargado por el desvío de fondos de Fútbol para Todos. Increíble.

Mafias corruptas se apoderaron de casi todo en la Argentina. Llegó el momento de limpiarlas; caso contrario, el peligro de la desintegración nacional, continuará estando latente.-


SERGIO O. ZENKLUSEN / REDACCIÓN.

FB