En Humberto no estamos solos: nos acompaña el pueblo (masiva adhesión a nuestra página)

 “Derribarás un árbol, dos, tres, cuatro, […]”

Por: Juan Juglar Medina para Rafaela Informa

Agradecemos a la gran cantidad de humbertinos que se suman a la página diariamente.

Para ellos no tenemos respuesta (o sí) al silencio de gran parte de medios locales sobre la actividad política local de publicitar eventos y partes de prensa comunal. ¿Nada pasa en Humberto en la gestión comunal?; ¿no llegan voces de alguna queja, objeción o cuestionamiento?

La libertad de expresión como garantía constitucional (art. 14), implica también el deber de informar. Son dos caras de la misma moneda, una no existe sin la otra. Es la base del sistema republicano, no existe una sociedad democrática (republicana) sin un ejercicio amplio de la libertad de expresión, sin censuras ni autocensuras. El “acá todos nos conocemos” no es excusa.

Insistimos, en una comunidad plural y democrática, no contribuye al sistema los amiguismos o el “de eso no se habla“. Tampoco pasar como víctima a modo de justificativo de la falta de respuestas a inq1uietudes reales y lógicas. Además porque es una exigencia cuando quizás se advierte que la “austeridad administrativa” tan mentada en campaña,  no se refleja en el día a día.

Reiteramos, si se quiere mostrar persecución, a todas luces les va a resultar insostenible. Es suficiente utilizar el buscador de esta página y se comprobará que también advertimos lo que consideramos incorrecto de la administración anterior Aún cuando cabe aclarar (pues “nobleza obliga”) fuimos siempre respetado democráticamente por las anteriores autoridades, como debe ser.

Seguiremos haciendo conocer los temas que se ocultan voluntaria o involuntariamente. Nuestra única respuesta para supuestos censores o autocensores es que lean “La hoja voladora” de Jose Pedroni, hagan el esfuerzo y seguramente.les servirá no sólo para enriquecerse aún más culturalmente, sino también para el ejercicio de la tarea diaria:

 
 Derribarás un árbol, dos, tres, cuatro,
        pero la hoja no.
Siempre hay una hoja que se salva
        y vuela bajo el sol.
 
 
Encerrarás un ave, dos, tres, cuatro,
        pero su canto no.
Hay dos cosas eternas como el aire:
        la idea y el amor.
 
 
La hoja de la imprenta de Sarmiento
        era igual que su voz.
Entraba por debajo de las puertas
        como el grillo y el sol.
 
 
El tirano quería detenerla,
        pero no pudo, no.
En su propio bolsillo la encontraba,
        en el de su reloj.
 
 
Si la quemaba, se volvía llama.
Si la rompía, se volaba en dos.
 
 
(*) El apotegma de Fortoul: las ideas no se matan. La Imprenta de Sarmiento. La necedad y la ineficacia de la persecución de las ideas. La desesperación del tirano que encuentra a “Facundo” en todas partes. (N del A)
P/d…al cierre: Si es cierto que se amenaza a los empleados con “supuestos cuatro telegramas de despidos preparados”, es lógico suponer que empezarán con con la reducción del personal ingresado en la actual gestión, dado la menor antigüedad

 

Deja un comentario