Santa Fe (ciudad). Un ex presidiario se atrincheró y amenazó matar a toda la familia. Detenido.

Roció una cama con combustible y se autoinflingió una herida cortante en el pecho. Finalmente se entregó.

Tras discutir con su ex pareja, un hombre se atrincheró en una casa junto a sus dos hijos menores (de 10 y 4 años).  El hombre fue retirado en camilla porque durante el incidente se autolesionó con una cuchilla en el pecho.

El autor de la maniobra es un ex presidiario que desde hacía poco menos de un año residía en una vivienda de 1° de Mayo al 9200, esto es, en el corazón de barrio La Esmeralda.

Del hecho se tuvo noticias minutos después de las 9 cuando una mujer salió desesperada de dicho inmueble pidiendo auxilio, por lo que llamado a la policía no se hizo esperar. Con la urgencia del caso llegaron a la zona numerosos patrulleros policiales, como así grupos tácticos con personal especializado para estos casos.

Entre éstos últimos figuraba un negociador, quien tuvo una intervención crucial para la resolución del conflicto.

Tensión y angustia

Pero antes del desenlace hubo momentos de gran tensión y angustia, porque a cada instante el descontrolado sujeto amenazaba con matar a quien se le ponga en su camino. Incluso llegó a rociar con combustible varios mobiliarios de la casa.

Para colmo de males se dejó ver armado con dos cuchillas, una de las cuales en un tramo del incidente se la pasó a uno de los chicos para que lo defienda.

A todo esto los uniformados tomaron posiciones en el exterior de la casa, para prevenir un posible desborde entre los familiares o con los vecinos. Mientras, el negociador inició una trabajosa conversación con el exaltado, tratando de persuadirlo para que abandone su postura.

Un primer indicio de solución llegó cuando el enajenado liberó a los dos menores, quienes fueron puestos en manos de su madre. Sin embargo acto seguido las cosas volvieron a complicarse porque el hombre se autolesionó en el pecho con una cuchilla.  Por fortuna un rato después el hombre permitió que el negociador ingrese a la casa y de este modo comenzó a dibujarse un final positivo.

Al cabo de un rato el hombre fue retirado del lugar en camilla y trasladado en ambulancia hasta el hospital Cullen, donde ingresó con una herida cortante que no sería de gravedad.

Quería suicidarse

Una vez superado el problema, el comisario Sergio Lamagna (que ofició de negociador) comentó que “el hombre que se encerró en su casa estaba en un estado fuera de sí y con la intención de suicidarse.

Luego de liberar a los hijos —de 10 y 4 años— el hombre “se autolesionó clavándose un cuchillo en el pecho” dijo Lamagna. Además, “había rociado la cama con nafta y amenazaba con suicidarse”.

Luego de la negociación, el hombre atrincherado “no depuso su actitud de suicidarse, nosotros logramos que libere a los nenes. El quería que la mujer se entere de los problemas que estaba pasando”. Producto de la lesión que se provocó, el hombre “tenía un puntazo en el pecho pero no muy profundo, según los médicos del SIES 107”. (Fuente: El LItoral).

Deja un comentario