Santa Fe. Deuda por U$S 50 millones para el acueducto a Rafaela

Se suma al préstamo de U$S 80 millones que ya otorgó Emiratos Árabes y la Legislatura aprobó en 2017. Ambos requieren el visto bueno del gobierno nacional.

La Casa Gris logró este jueves dar un paso importante para garantizarse los fondos que requiere la obra del acueducto a Rafaela, que brindará acceso al agua potable de óptima calidad a más de 200 mil personas, en los departamentos Las Colonias y Castellanos. En este último sus napas freáticas están naturalmente saturadas de arsénico y los procesos de potabilización por ósmosis inversa son sumamente caros, además de producir efluentes de un problemático tratamiento ambiental.

Se trata de la media sanción de un proyecto de ley, en el Senado Provincial, cuya mayoría corresponde a la oposición justicialista. La autorización para tomar un préstamo por U$S 50 millones, otorgados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) fue votada por unanimidad. Ahora sólo resta su aprobación por la Cámara de Diputados. Por otra parte, ya tiene la autorización legislativa otra deuda -por U$S 80 millones de los Emiratos Árabes Unidos-, votada en 2017.

La media sanción para el mensaje del gobernador Miguel Lifschiz es producto de un acuerdo político, primero dentro del bloque del PJ que tiene 11 de las 19 bancas del Senado santafesino, y luego con el oficialismo.

Gesto

Acaso como un reflejo de ese diálogo ocurrió algo poco frecuente: un senador de la oposición, Alcides Calvo (PJ-Castellanos) actuó como miembro informante por el despacho de mayoría. Es verdad que se trata del representante del territorio que recibirá los mayores beneficios (por la distancia entre Rafaela y cualquier fuente de agua cruda apta), pero también es cierto que debió hablar con sus compañeros de bancada en forma reiterada para que la palabra dólar no los espante.

Calvo dijo -y luego ratificó el jefe del oficialismo Felipe Michlig (UCR-San Cristóbal) que el crédito ya tiene el visto bueno de la OPEP y que esos países brindan una oportunidad muy ventajosa: tasas del 5% anual, cuatro años de plazo de gracia (sin pagos) y otros 14 años para responder a las cuotas de la devolución.

El radical subrayó que la provincia de Santa Fe “es la única que toma deudas en el exterior, o en el país, sólo para hacer obras” y destacó que -además de ser la que tiene el menor nivel de endeudamiento- nunca ha usado el crédito para atender gastos corrientes.

Rubén Pirola (PJ-Las Colonias) presidió la sesión (ante la ausencia con aviso del vicegobernador Carlos Fascendini) y pidió permiso para hablar a la Cámara. Explicó que 5 de las 37 poblaciones del departamento que representa van a recibir los beneficios directos del acueducto, pero explicó que Esperanza gozará de un mejor abastecimiento de manera indirecta. Hoy del acueducto que abastece a la ciudad cabecera departamental también lo hace con Rafaela, y la nueva obra liberará más agua a los esperancinos.

Bromas y vaticinios

En medio de un clima marcado por la reunión previa de los jefes de los bloques, los senadores se permitieron incluso algunas bromas. La más celebrada fue la de Pirola que aseguró que “si el gobierno nacional no cambia la ley vigente” se habrá jubilado “dentro de 18 años” cuando se termine de pagar el préstamo aprobado por el Senado.

Le respondió Miguel Cappiello (PS-Rosario) quien tras un discurso de fondo sobre la responsabilidad de los dirigentes para “tener políticas de Estado que le hagan la vida mejor a los santafesinos” y remató: “cuando yo ya esté jubilado, mucho antes que el senador Pirola, vamos a poder decir con orgullo que fuimos parte de esta historia que viene a solucionarle los problemas a la gente”.

Préstamo por $ 500 millones para el Aeropuerto de Rosario

Luego de una extensa pulseada entre el oficialismo y la oposición, el Senado votó por unanimidad una autorización para endeudar a la provincia por $ 500 millones, para realizar importantes obras en el Aeropuerto de Rosario.

La Cámara alta modificó un mensaje del Poder Ejecutivo Provincial al votar el despacho de la Comisión de Presupuesto y Hacienda que podó a la mitad el monto que pretendía la Casa Gris, de $ 1.000 millones.

Los senadores aceptaron seguir adelante con las inversiones en el Malvinas Argentinas pero aún quieren más detalles sobre la otra mitad, que el gobernador Miguel Lifschitz desea para comprar maquinaria para la Dirección Provincial de Vialidad.

Sobre el recorte que debió aceptar el oficialismo (en minoría) habló el titular del bloque del Frente Progresista, Cívico y Social, Felipe Michlig (UCR-San Cristóbal). Destacó el consenso logrado con el justicialismo e indicó que “seguramente en el futuro podremos llegar a un acuerdo para aprobar también en otro proyecto de ley” los restantes $ 500 millones para equipos viales.

En el momento del tratamiento de los asuntos con preferencia, el último de la sesión, el senador por Rosario Miguel Cappiello gozó de la oportunidad de darle un cierre a la sesión. Y su discurso estuvo a la altura del clima de consenso que caracterizó la reunión, en la que se destrabaron dos temas de fondo: dinero para el acueducto a Rafaela y para el Aeropuerto de Fisherton.

Con números explicó qué significa que el sur santafesino contará con una estación alternativa a Ezeiza. “Hoy los vuelos internacionales que llegan a Buenos Aires y no pueden aterrizar por malas condiciones climáticas son derivados a Montevideo, a San Pablo o a Asunción. Con la expropiación de 14 hectáreas que aquí en la Legislatura aprobamos en diciembre del año pasado y con el equipo ILS (de aproximación para con baja visibilidad) el aeropuerto de la Provincia de Santa Fe será también el punto de salida de más viajes al exterior”.

Dijo que en 2017 Fisherton movió 600 mil pasajeros, que en 2018 lo hará con un millón y medio, y que los fondos permitirán “mejorar el edificio de la estación, repavimentar la pista y crear un playón de espera para 8 aviones”, para un aeropuerto en el que ya opera un número igual de aerolíneas. (Fuente: Diario El LItoral).

Deja un comentario