Santa Fe. Se suicidó una adolescente de 17 años por bullyng. La hostigaban por ser “morocha, pobre y por usar zapatillas regaladas por el sindicato”

La sombra del bullying detrás del suicidio de una adolescente

La víctima es una jovencita de 17 años. El domingo se quitó la vida. Conmoción en dos establecimientos educativos de la ciudad.

La tarde del domingo, cerca de las 18, Milena (17) fue hallada sin vida en el interior de su vivienda, ubicada en Matheu al 5000, esto es, en el barrio denominado UPCN, detrás del hospital Sayago.

 Un rato antes Analía (40), la madre de la joven, se había retirado de su domicilio para llevar a su otro hijo, de 8 años, a un cumpleaños. Al regresar se topó con la horrenda escena.

La madre en medio de la desesperación salió corriendo llevando a su hija en brazos en dirección al hospital Mira y López, donde lamentablemente ingresó ya fallecida.

Poco después arribaron al lugar del suceso agentes de la seccional 10ma. (intervienen por jurisdicción) y peritos de la División Científica de la PDI. Desde la escena los actuantes sólo se llevaron el teléfono celular de la víctima.

Lo ocurrido fue comunicado al fiscal en turno, doctor Andrés Marchi, quien ordenó la realización de una autopsia.

“La hostigaban por ser morocha; por el lugar en que vivía… Hasta la cargaban porque usaba zapatillas de UPCN”, detalló María, la abuela de la joven.Foto: Danilo Chiapello

 Penosa historia

 Pero el deceso de Milena dejó al descubierto una preocupante situación.

La abuela de la joven asegura que la fatídica decisión, se produjo como consecuencia de numerosos episodios de bullying que la adolescente venía sufriendo desde hace años.

Como autoras de esos incidentes señala a sus compañeras de un colegio privado ubicado en el centro de la ciudad, establecimiento del que Milena era alumna, desde los 3 años.

* “Ella comenzó desde muy chiquita a concurrir allí. Con mucho esfuerzo era llevada por su madre que luego seguía viaje hasta el Hospital de Niños donde se desempeña hasta el día de este martes como personal administrativo”, dijo María, la abuela en diálogo con El Litoral.

“En principio todo marchaba bien. Los problemas comenzaron en la secundaria. Más precisamente en 2016 cuando estaba cursando el 3er. año. Quienes la hostigaban eran las alumnas más grandes, las que iban a 4to. y 5to. año”, agregó la mujer.

“La decían que era morocha, que era pobre y que no podía ir a ese colegio. La cargaban porque usaba zapatillas de UPCN, en fin… fueron muchos episodios. Nosotros nos dimos cuenta de lo que pasaba porque ella llegaba llorando del colegio”.

-¿No fueron a hablar con las autoridades?

– “Su mamá fue a hablar a la escuela, pero las cosas no mejoraron. Yo no sé cómo ocurrió esto, porque Milena era una nena fuerte. No se dejaba amedrentar así nomás.

Defendió a una amiga

 Según se supo Milena tenía como mejor amiga a una vecina del barrio, compañera del mismo instituto privado, pero que estaba un año adelantada.

Las versiones indican que en 2016 esa otra adolescente tuvo un enfrentamiento con algunas líderes del colegio y Milena hizo una encendida defensa de su amiga por las redes sociales.

A partir de entonces Milena quedó en el foco de la tormenta. Incluso hubo un hecho muy grave que fue cuando la golpearon y la dejaron encerrada en el baño del colegio durante horas.

Este episodio fue denunciado en la policía y luego ante las autoridades del colegio por las madres de ambas jovencitas.

 Cambio de colegio y final

 En este contexto Milena siguió cursando hasta llegar al presente año, en que ingresaba a 5to año.

Como la presión contra Milena no cesaba, su madre decidió entonces cambiarla de colegio. “Fue en abril que comenzó en la escuela de comercio”, precisó este martes su abuela.

Sin embargo, y como es lógico suponer, tan abrupto cambio tuvo sus efectos en Milena a quien se la veía por demás de triste.

Un anticipo de la tragedia se vivió hace algunos meses cuando la joven comunicó a su familia que no se adaptaba a sus nuevos compañeros y que ya no quería seguir estudiando. “Hacía dos meses que no concurría a la escuela”, agregó la abuela. (fuente: El LItoral).

Deja un comentario