Ante Vladimir Putin, Donald Trump desautorizó a la inteligencia de EEUU y desató un vendaval de críticas.

El mandatario estadounidense y su par de Rusia rechazaron las acusaciones del FBI sobre la interferencia del Kremlin en las elecciones norteamericanas.

Lo que asomaba como una dura reunión terminó siendo todo lo contrario. De pie junto a su homólogo ruso Vladimir Putin, el presidente estadounidense Donald Trump cuestionó abiertamente las conclusiones de sus propias agencias de inteligencia de que Moscú interfirió en las elecciones estadounidenses de 2016 en su propio beneficio. Además, el mandatario pareció aceptar la insistencia de Putin de que Rusia tiene las manos limpias.

Los comentarios de Trump, efectuados en una conferencia de prensa el lunes tras conversar con el mandatario ruso, provocaron duras críticas en Estados Unidos, incluidos destacados republicanos. El senador John McCain fue muy directo, al declarar que Trump tomó “una decisión consciente de defender a un tirano” y tuvo “uno de los desempeños más vergonzosos que se recuerde de un presidente estadounidense”. Por su parte, el senador Bob Corker dijo que Trump hizo que Estados Unidos “se viera como un pelele”.

En Helsinki, Putin dijo que de hecho sí quería que Trump ganara en 2016 debido a sus políticas, pero no actuó para que así fuera. “Tengo mucha confianza en mi personal de inteligencia, pero les diré que el presidente Putin se mostró extremadamente firme hoy en su desmentida”, dijo Trump, al tiempo que denunció repetidas veces la investigación del fiscal especial en torno a los esfuerzos rusos por interferir. “No veo ninguna razón por la que Rusia interferiría en las elecciones de 2016“, afirmó Trump.

Es la primera reunión formal entre Trump y Putin.

La reunión terminó a los abrazos. En un gesto impensado por el presidente estadounidense quien se caracterizó por los fuertes “sacudones de mano” le proporcionó un cálido abrazo al hombre fuerte del Kremlin, que desde hace años fue marginado por Estados Unidos y sus aliados occidentales por las actividades rusas en Ucrania y Siria.

Trump dijo que con Putin “pasaron mucho tiempo” conversando sobre las acusaciones de la interferencia rusa en las elecciones durante la reunión de varias horas. Trump declinó denunciar a su homólogo ruso por interferencia en las elecciones y desautorizó la información de sus servicios de inteligencia sobre el hackeo de correos electrónicos de los demócratas, que derivó en que 12 rusos fueran acusados formalmente la semana pasada.

Trump dijo, al igual que lo ha hecho incontables veces, que no hubo “colusión” entre su campaña y los rusos. “Hicimos una campaña brillante y por ello soy presidente“, señaló.

Putin también insinuó el lunes que Moscú y Washington podrían realizar investigaciones penales conjuntas a una docena de funcionarios rusos de inteligencia acusados de hackeo durante la campaña electoral estadounidense de 2016. La propuesta fue considerada por Trump como una “oferta increíble”.

Al preguntársele si Rusia podría extraditar a los 12 oficiales militares de inteligencia rusos, Putin invitó a Estados Unidos a que aproveche un acuerdo de 1999 en el que se tiene prevista asistencia legal mutua entre ambos países. El hombre fuerte del Kremlin afirmó que el acuerdo les permitiría a las autoridades estadounidenses solicitar que las autoridades rusas interroguen a los 12 sospechosos y agregó que los funcionarios estadounidenses podrían pedir estar presentes en esos interrogatorios.

Putin hizo notar que Moscú esperaría que Washington les devuelva el favor y coopere en la pesquisa rusa contra William Browder, un inversionista británico acusado de delitos financieros en Rusia. Browder fue un impulsor de una ley estadounidense dirigida contra funcionarios rusos por violaciones a los derechos humanos.

La reunión comenzó apenas unas horas después de que Trump culpó a Estados Unidos y no a la interferencia electoral rusa ni su anexión de Crimea por el bajo nivel en las relaciones bilaterales. “Nuestra relación con Rusia nunca ha estado peor”, tuiteó Trump el lunes por la mañana, de lo cual culpó a “muchos años de tonterías y estupidez estadounidenses y ahora, íla cacería de brujas manipulada!”. La cancillería rusa respondió dándole “me gusta” al tuit de Trump y luego declaró: “Estamos de acuerdo”.

Al preguntársele acerca del tuit y de si responsabiliza a Rusia de alguna cosa, Trump dijo que “ambos países cargan con la responsabilidad”, cree que Estados Unidos ha estado “engañando” y que “todos tenemos la culpa”. “La pesquisa (sobre la intromisión electoral) es un desastre para nuestro país. Para nada hubo colusión“, afirmó.

Putin, por su parte, rechazó una vez más la “así llamada interferencia de Rusia”, las tildó de “tonterías” e insistió en que el Estado ruso nunca ha interferido y nunca interferiría en el proceso electoral estadounidense.

FUENTE: TN

Deja un comentario