SANTA FE. NO TODO ESTÁ MAL EN EL SISTEMA CARCELARIO

Más de 20 jóvenes de la penitenciaría de Las Flores se capacitan en oficios

Forman parte del programa “Nueva Oportunidad” del gobierno provincial, que incluye formación en panadería, música popular, herrería y carpintería. Además participan del taller radio y música popular y practican rugby como deporte.

Más de 20 jóvenes, de entre 16 y 18 años, que se encuentran en el Pabellón Juvenil de la Penitencia de Las Flores en la ciudad de Santa Fe participan de capacitación en oficios a través del programa “Nueva Oportunidad” del gobierno provincial. De esta manera, adquieren conocimiento y práctica en los talleres de panadería, herrería, carpintería; también realizan talleres de radio y música popular; y practican rugby como deporte.

Desde el gobierno provincial se trabaja con los adolescentes para brindarles educación y capacitación con el objetivo de garantizar sus derechos y facilitarles herramientas formativas y reflexivas para favorecer la reinserción social.

El director provincial del programa “Nueva Oportunidad”, Luciano Vigoni, expresó que “el encierro no es una condición natural para nadie. En este caso, para nosotros es una posibilidad de reflexión, nos interesa no sólo trabajar en comprender que se trata de un espacio donde se cumple una condena, sino también en proyectar y trabajar en la salida. Creemos necesario apuntar a la integralidad de la situación, no sólo en lo discursivo sino en la práctica”.

“El único derecho que pierde el joven en esta situación es la libertad, el resto de los derechos deben estar en plena vigencia y es por eso que a través de este programa estamos generando posibilidades de incorporase a la escuela, aprender un oficio, practicar un deporte y, sobre todo, propiciar la reflexión sobre lo que sucedió, cómo modificar y transformar la realidad para posibilitar un estilo de vida diferente”, concluyó.

 

 

Por su parte, el director provincial de Servicio de Orientación Social, Nicolás Zanón, destacó: ‘Lo central del programa no esta delimitado por el trayecto pedagógico, es decir el aprendizaje de un oficio en términos técnicos y formales, sino más bien que lo transciende, y pretende que ese aprendizaje, ese oficio, posibilite y constituya una herramienta para que los jóvenes vuelvan a su barrio, que en muchas oportunidades les resulta hostil”.

Los protagonistas

Jesús eligió herrería. “Quiero cambiar —aseguró—, y este curso me ayuda. Venimos a aprender para salir a la calle con algo y no volver a lo mismo. Voy cada vez mejor, hago cosas cada vez más lindas. Me gusta mucho hacer parrillas, hice un montón de cosas que quiero dárselas a mi familia”.

Itatí Barrionuevo es la profesora de música popular. “Si bien yo siempre me dedique a la música popular, cantamos todos los géneros. Al inicio de cada taller se abre un espacio para la distensión y empatizar con los chicos, que conozcan los instrumentos y luego, cada uno se empieza a enganchar desde su dolor, desde lo que les pasó y la posibilidad de transformación que cada uno tiene día a día”, explicó.

Y agregó: “Me gusta mucho trabajar con los chicos, por ejemplo, Iván es cantor y tiene un cuaderno con letras super comprometidas. Es notable lo significativo e importante que son los talleres para los chicos acá adentro, porque les abre un nuevo camino, en el cual pensar otras alternativas de vida. Han pasado por mi taller otros chicos, que hoy están en libertad y trabajan, con changas de albañil por ejemplo y siguen con la música junto a los amigos del barrio”.

Iván, el cantor, según Itatí, dice: “La música me ayuda a despejarme y acomodar las ideas. Canto, escribo, me desahogo, hasta descubrí que soy buen cantante. Todo empezó en broma y ahora me lo tomo en serio. Cuando salga voy a seguir con la música, quiero que la gente escuche y entienda lo que digo”.

Sergio Escalante está a cargo del taller de cocina, confitería y panificación. “Es una experiencia muy buena. En mi taller además de cocina, se practica el compañerismo, hay armonía y cosas ricas”, destacó.

Francisco asiste al taller de cocina y dice: “Antes de empezar el taller no sabía cocinar, ni amasar pero fui aprendiendo. Hace un rato estábamos hablando con el profe todo lo que se puede hacer con un kilo de harina: panes, roscas, lo que vos quieras y podes salir a vender, te podes ganar una moneda para comer todos los días”.

Cómo se implementa “Nueva Oportunidad”

El programa lleva adelante capacitaciones para más de 220 jóvenes que se encuentran en situación de encierro en penitenciarias de toda la provincia. El gobierno de la provincia, junto a la Universidad Nacional de Rosario, realizó convenios para articular además con la Dirección Provincial de Control y Asistencia Pos Penitenciaria, para abordar integralmente el proceso de egreso y seguimiento de los casos de Justicia Penal Juvenil en cárceles de adultos.

El programa, enmarcado en el Plan Abre, propone un abordaje integral de jóvenes en situación de alta vulnerabilidad social, a los que se acompaña en un trayecto pedagógico de capacitación y fortalecimiento de vínculos sociales, con herramientas concretas para que puedan construir un proyecto de vida.

En la ciudad de Santa Fe y Santo Tomé se instrumenta en 40 barrios, se dictan 126 talleres, 59 de ellos en establecimientos del sistemas educativo y 66 en organizaciones sociales y distintos organismos, con 300 capacitadores y referentes.

En la actualidad, alrededor de 11.500 jóvenes de toda la provincia se especializan en herrería, carpintería, mecánica de motos, jardinería, huertas, planificación y cocina, y realizan deportes, entre otras.(Fuente: EL LItoral).

 

Deja un comentario