Las mujeres y el trabajo

Las mujeres tienen más dificultad a la hora de conseguir un empleo, ya que
solo 1 de cada 4 mujeres logra conseguir un empleo de calidad.

Según un informe reciente por el Instituto para el Desarrollo Social Argentino,
de los varones en edad activa casi el 46% consigue un empleo registrado como
asalariado, como patrón o profesional; con respecto a las mujeres solo el 27 %
consigue una salida laboral estable.
Existne dos grandes problematicas: en primer lugar, las escasas oportunidades
de inserción al mundo laboral porque las empresas buscan perfiles más
jóvenes. Por otro lado, es la brecha social y la falta de oportunidades para
capacitarse que tiene la mujer ya que es la que se queda criando a sus hijos,
muchas por decisión propia y otras por fuerza mayor debido a que no tienen o
no cuentan con ayuda para cuidar a sus niños. Lo que llama la atención son las
mujeres inactivas que representan el 35 por ciento del total entre 25 y 65 años.
Esta también comprobado, fue uno de los temas tratados en el W20 2018 que
las mujeres tienen menos acceso a las redes sociales, cuentas bancarias, cargos
de relevancia en empresa, cargos políticos etc., el mercado laboral actual de
nuestro país está viendo esta problemática.
Frente a esta situación se propone revisar aspectos más específicos de la
legislación laboral y de seguridad social teniendo en cuenta la perspectiva de la
mujer. Hay una tendencia mundial que es la creciente incorporación de la
mujer al mercado laboral por su capacidad de creatividad, por el potencial
productivo, por su forma pacífica de negociar, por su inteligencia emocional,
etc.
De igual manera, las diferencias étnicas, sociales, religiosas, no escapan a esta
situación y el feminismo es una forma de visibilizar estas diferencias, es una
actitud ante la vida que es fundamentalmente una mirada inclusiva. La postura
feminista no solo apunta a especializarse en temas de género, busca discutir
también temas sobre el dólar, modelo de agroexportación, porque no hay
trabajo? , las finanzas, incluyendo la perspectiva de género a esas cuestiones.
Las mujeres tenemos derecho a llegar y también tenemos derecho a
equivocarnos, no debemos solamente pedir más mujeres CEO, debemos pedir
igualdad de oportunidades.

Deja un comentario