Las razones detrás del cierre de Metalpar, que despedirá a 600 empleados.

Caída abrupta de la demanda y mano de obra intensiva: el combo letal en el que estaba inserta la fábrica de carrocerías Metalpar terminó en el cierre de la planta y de las oficinas, por lo que despedirá alrededor de 600 personas.

Así lo confirmaron desde la Asociación del Personal Profesional y Jerárquico, que contaba con 50 empleados dentro de la compañía. Fuentes del gremio también indicaron que, dentro de Metalpar, había alrededor de 500 trabajadores que pertenecen al Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata, que ante la consulta de este diario prefirió no hacer comentarios sobre la situación) y 50 más a la Asociación de Supervisores de la Industria Metalmecánica (Asimra).

Como es un sector poco automatizado, depende mucho de una mano de obra intensiva que es muy difícil de achicar en períodos más contractivos para la demanda, explican quienes conocen la industria, ya que hay especialidades como la del chapista o el soldador que no se vuelven a tomar tan fácilmente.

En 2018, comparado con 2017, los patentamientos de vehículos pesados -que incluye buses y camiones- descendieron 20,9%, según la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (Acara). Después de algunos años con caída de la demanda y suspensiones, Metalpar decidió bajar la persiana.

Por el momento, los empleados de la firma aseguran que la mayoría están suspendidos y esperando el telegrama de despido. La compañía les informó que les pagarían el 100% de la indemnización, dicen.

FUENTE: La Nación.

Deja un comentario