Alejandra Rodenas: “Cambiemos es una estafa electoral y el socialismo está muy desgastado.

La diputada nacional, que compite como candidata a vicegobernadora de Santa Fe acompañando a Omar Perotti, habló sobre la actualidad nacional, el problema del machismo en la política y por qué el actual gobierno es “irresponsable”

La provincia de Santa Fe será el escenario de varias rarezas electorales.  La ciudadanía tendrá la opción de elegir entre tres opciones con similares chances -no dos como en lo nacional- y, además,  el peronismo dará su propia batalla en interna.

Alejandra Rodenas aspira a ser vicegobernadora de la segunda provincia más importante del país, acompañando al senador Omar Perotti, que otra vez disputará el mayor cargo local. Enfrentarán a otro binomio del PJ encabezado nada menos que por la sólida María Eugenia Bielsa, ex vice de la provincia de Jorge Obeid, y una de las políticas más votadas individualmente en varios comicios.

Rodenas viene acompañada por su enorme  prestigio como jueza penal en la convulsionada Rosario por el narcotráfico, además de dos años de legisladora nacional con posiciones destacadas en su unibloque peronista.  “Nosostros tenemos claramente dos adversarios: el socialismo y Cambiemos. Queremos ser la opción a esos dos espacios”, le dijo a Infobae.  Aqui, la charla con Alejandra Rodenas.

— ¿Extrañás el Tribunal?

— A ver, se extraña lo que uno tuvo durante tanto tiempo. Pero estoy muy conmovida por todo lo que me está pasando y realmente me gusta mucho esta nueva actividad.

— ¿Por qué decidís aceptar nada menos que ser precandidata a vicegobernadora en la provincia?

— Mirá, mi primer salto fue cuando acepté encabezar una lista de diputados nacionales en esta gran interna que hubo en el 2017 en Santa Fe, que fue una interna tan virtuosa, tan interesante, que transitamos junto con Agustín Rossi y que generó una expectativa que no teníamos, superó nuestras expectativas en términos de que obtuvimos más de medio millón de votos en una suerte de unidad en la diversidad que trabajamos tanto y con tanto empeño. Así que ese fue mi primer salto, mi primer desapego de aquello que había sido mi lugar, mi zona de confort, mi espacio, mi contención junto con la Universidad, sabés que soy docente de la Universidad Nacional de Rosario, la universidad pública. Y bueno, ese fue mi primer salto.

Y después por qué no mirar de otra manera Santa Fe, no mirarla ya desde la Legislatura, que lo hice con posiciones muy firmes y muy claras durante todo el año pasado. Y ante esta propuesta, bueno, me animé. Esa sería la idea, me animé.

— En Santa Fe se da tal vez la particularidad que se rompe la discusión Cambiemos-Peronismo con el socialismo que gobierna hace doce años.

 Ahí tenemos un fenómeno que es muy territorial, que es muy local, que es muy provincial. Un fenómeno que tuvo su origen en la ciudad de Rosario y que después se amplificó hacia la provincia. Yo creo que hay un fin de ciclo, que hay una etapa agotada. Yo creo que hay algo central que no han podido resolver desde el gobierno socialista que es el tema de la seguridad -o de la inseguridad mejor dicho. Y ahí es donde mi actitud y mi actividad y mi anclaje tuvo que ver con ser parte de un equipo de trabajo en su momento en el Poder Judicial que tuvimos una fuerte mirada vinculada con el desbaratamiento de algunas bandas narcocriminales. O por lo menos el intentar desbaratar esto que yo creo que quedó a mitad de camino, no por mi actuación personal sino porque las políticas públicas vinculadas al fenómeno narcocriminal tienen que venir acompañadas de otras cuestiones que no estuvieron. La política llegó tarde, llegó tarde al fenómeno narcocriminal, llegó mal. Y el Poder Judicial no podía resolver un problema que estaba anclado en las decisiones políticas. Si no hay decisiones políticas, no se puede.

— Pensando también en el tema de género, el Partido Justicialista este año va a dar un debate interesante porque estás vos como candidata a vicegobernadora, la lista que se opone la encabeza una mujer. ¿Entendió el peronismo que tenía que ser menos machista?

— A ver, el machismo no es un problema del peronismo, yo creo que el machismo es un problema en general. Es una construcción social histórica de nuestro país que se vio pocas veces interpelada como se ha visto interpelada en estos últimos tiempos. Y a mí me parece que el movimiento de mujeres expresa maravillosamente bien esta interpelación. Todos somos sujetos en permanente construcción y deconstrucción y las mujeres también, porque el machismo muchas veces es sostenido y avalado por las propias mujeres que no se animan a interpelarse a sí mismas. Lo que pasa es que el movimiento de mujeres, tributario creo de lo que fueron los maravillosos movimientos, yo reconozco a mi gran admirada Evita que fue para nosotros una bisagra en lo que significó el voto femenino, la participación política, pero también me reconozco y me miro en Simone de Beauvoir y en las mujeres que en los 80 y 90 generaron bisagras, hablemos de Judith Butter, y hablemos de nuestra Rita Segato. Digamos, de todas estas mujeres que nos dijeron muchas cosas, y también nos advirtieron de cuáles iban a ser los riesgos frente a lo que significa la reivindicación de nuestros derechos. Y los riesgos son la no comprensión, esos obstáculos epistemológicos que existen en la sociedad y que tienen que ver con los hombres, vuelvo a repetir, y también con las mujeres. Y el movimiento de mujeres es ruidoso, es alborotado, felizmente alborotado. Y bueno, creo que tienen que encontrar también un cauce y un equilibrio para que se las pueda comprender. Ahí suscribo las palabras de Rita cuando dice: “No nos convirtamos en ese hombre que no queremos”,

FUENTE:INFOBAE

 

Deja un comentario