Gabriela Michetti: “Es un momento más difícil del que esperábamos”

MADRID.- “Todos nos dijeron lo mismo. Fue casi un calco. Que nos apoyan, pero que están inquietos de que la dificultad económica justo en este año electoral haga que no podamos volver a ganar”. La vicepresidenta Gabriela Michetti pasó por Madrid y, con ese enfático rasgo de coincidencia, sintetizó la idea central que recogió de sus interlocutores.

“Yo registré mucho apoyo al Gobierno, como la forma de que pueda seguir la Argentina por el camino de la institucionalización y la lucha contra la corrupción como mecanismo para un crecimiento sostenido. Porque si no, no hay manera”, arrancó.

Renacen los pedidos para aplicar la boleta única de papel en las elecciones
“También registré la preocupación de que esta crítica situación económica que atravesamos, justo en el año electoral, impida que podamos volver a ganar en octubre”, redondeó.

En “todos” los que le repitieron ese mensaje durante las 48 horas de su gira incluyó a empresarios, economistas, dirigentes políticos, asesores de empresas e incluso el rey Felipe, con quien se entrevistó ayer.

Antes de subir al avión con el que hoy llegará a Buenos Aires evaluó las próximas elecciones como “más desafiantes” por la crisis económica y con una campaña por delante que “no permite relajarse ni un minuto”. Pero, a la vez, transmite su convencimiento de que lo que definirá ante las urnas no serán los precios en las góndolas ni la inflación, sino la necesidad de avanzar en la transformación.

“No hay atajos. No haremos populismo por estar en un año electoral “, subrayó. Sí hizo un llamado para que no se deje solo al Gobierno. “La transformación tiene que ser un trabajo de todos, sobre todo de los académicos, intelectuales y hacedores de opinión, que bien saben que lo que la Argentina necesita es mejorar su institucionalidad”, dijo.

Defiende el ajuste de tarifas, no ve desleal el reclamo de la UCR, coincide con quienes piden internas dentro de Cambiemos y, a la vez que defiende la “excelencia institucional” de su gestión como vicepresidenta, asegura que no tiene en claro su futuro político y que no le molesta que se hable de las ministras Patricia Bullrich o Carolina Stanley como potenciales aspirantes a sucederla.

FUENTE: La Nación.

Deja un comentario