El hermano de Natacha Jaitt pidió ser querellante en el presunto espionaje ilegal de Cambiemos

Nacionales El sábado Por Director
Ulises Jaitt sospecha que su hermana, fallecida en 2019, pudo haber sido asesinada como parte de las actividades delictivas que investiga el juez Marcelo Martínez de Giorgi.
0434d0a1c0ffd12d3634a8a7ac1d7689_L

El hermano de la difunta actriz y conductora radial Natacha Jaitt pidió ser tenido como “querellante” en la causa que instruye el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi por supuestas operaciones de inteligencia ilegal durante el gobierno de Cambiemos.

Ulises Jonathan Jaitt, de 38 años de edad y tutor de uno de sus sobrinos, presentó el pedido a través de sus abogados, Silvana Ianiello y Yamil Castro Bianchi, con la hipótesis que indica que la muerte de su hermana no se debió a una falla multiorgánica acaso precipitada por el consumo de estupefacientes sino a un homicidio.

Natacha Jaitt murió el 23 de febrero de 2019 a los 41 años, en un salón de fiestas en el partido de Tigre, poco después de haber protagonizado un escandaloso programa televisivo bajo la conducción de Mirtha Legrand.

En abril de 2018, Jaitt estuvo invitada a las cenas de la histórica conductora televisiva y allí se despachó con una serie de denuncias de casos de corrupción, pedofilia y prostitución VIP en la que mencionó o sugirió los nombres de personajes conocidos de la política y la farándula.

Luego se supo que una de las personas que la acompañó esa noche era una agente de inteligencia que ingresó al estudio como una suerte de asesora de imagen y vestuario.

La supuesta vestuarista era Ana María Polero, una mujer vinculada con el ex fiscal Eduardo Miragaya, incorporado a la AFI durante la gestión de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani e investigado como uno de los encargados de las supuestas operaciones ilegales desde su cargo de director de Inteligencia sobre Delincuencia Económica y Financiera.

El hermano de Jaitt pidió ser querellante en la mega causa que acumula Martínez de Giorgi “luego de su muerte en extrañas circunstancias que a la fecha siguen siendo investigadas”.

“Conforme surge del informe elaborado por la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia del Congreso de la Nación, se advierte que los hechos que aquí se investigan, pudieron tener relación alguna con nuestra hermana”. “De la descripción de la situación del referido informe advierto que mi hermana ha sido víctima de esta organización criminal investigada”, insistió.

Ulises Jaitt pidió tomar conocimiento del expediente “no sólo a los fines de coadyuvar a la presente instrucción, sino además, analizar la posibilidad de la existencia de un nuevo móvil que pudiera desencadenar en el homicidio” de su hermana.

La causa en la que se investiga la muerte de Natacha Jaitt tramita actualmente en la Unidad Funcional de Género, del departamento Judicial de San Isidro y está caratulada como “averiguación de causales de muerte”.

La investigación está empantanada, entre otras razones porque los investigadores nunca pudieron contar con el contenido de una Tablet en la que Natacha Jaitt aseguraba que contaba con información respaldatoria de sus denuncias y comprometedora para actores de la vida social, artística y política de la Argentina.

Te puede interesar