Autos eléctricos: a partir de 2025 faltaría litio para sus baterías

Mundo 22 de enero de 2023 Por Director
La demanda supera las 6 millones de unidades por año. Cada auto requiere 8 kg de litio. Los yacimientos no aumentan al mismo ritmo
Screenshot_20230122-002617_Facebook

Se necesitan 2000 millones de vehículos eléctricos para llegar a las “emisiones cero” de gases de invernadero. ¿Hay suficiente litio para fabricar todas las baterías? Un informe del Foro de Davos de agosto de 2022 lo pone en duda. El litio podría comenzar a escasear ya en 2025, muchísimo antes de llegar a ese objetivo.

La demanda de autos eléctricos pondrá rápidamente en crisis las reservas mundiales de litio, según un informe del Foro de Davos. El suministro mundial del mineral está bajo presión debido a la creciente demanda de autos eléctricos, que se multiplicó en los últimos años. Actualmente la demanda está en el rango de seis millones de unidades anuales. Cada auto requiere en promedio 8 kilos de litio de alta pureza. Pero los yacimientos de litio en el mundo no son muy abundantes, y varios de los que se señalan en los mapas no producen litio de la calidad requerida por los autos y otros muchos están en la fase previa a la explotación. Hay una multitud de artículos de consumo que funcionan con baterías de litio: desde los omnipresentes celulares a las notebooks, así como aviones y otros vehículos.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el mundo podría sufrir escasez de litio muy pronto, en 2025, mientras que el banco Credit Suisse cree que la demanda se triplicará entre 2020 y 2025, lo que significaría que “la oferta se agotaría”. Así de simple.

Según la AIE, para que el mundo llegue a un nivel cero de consumo de energías fósiles, se necesitarán 2000 millones de vehículos eléctricos, pero el año pasado solo se vendieron 6,6 millones, y algunos fabricantes ya han agotado sus existencias de vehículos.

Recursos concentrados

El suministro de litio se enfrenta a retos no solo por el aumento de la demanda, sino porque los recursos se concentran en unos pocos lugares y más de la mitad de la producción actual se encuentra en zonas con gran déficit hídrico, como los desiertos de los Andes o el interior de Australia. A 8 kg de litio por auto, el cuello de demanda es inminente.

El litio está presente en los ánodos y cátodos de las celdas de una batería. Una batería de auto eléctrico tiene 160 gramos de litio por kWh. De manera que en una batería de 50 kWh hay 8 kg de litio. La cifra la da el centro de investigación de ingeniería del Departamento de Energía de Estados Unidos, el Laboratorio Nacional Argonne. Los fabricantes no proveen esta información.

Las compras mundiales de vehículos eléctricos aumentaron a 6,6 millones en 2021, frente a los 3 millones del año anterior, de manera que los autos eléctricos representaron el 9% del mercado. Fueron los responsables de todo el crecimiento de las ventas de coches en el mundo, que ascendieron a 66,7 millones el año pasado, frente a los 63,8 millones de 2020. Las ventas de vehículos no eléctricos cayeron en 700.000 unidades.

Se prevé que las ventas de autos a nafta y gasoil se reduzcan aún más en la próxima década, a medida que más países se comprometan a eliminarlos. En la conferencia sobre el clima COP26 de 2021, 30 gobiernos afirmaron que dejarían de vender modelos de nafta y diésel para 2040.

Pero las proyecciones de extracción de litio indican que ese objetivo será difícil. La producción mundial de litio ascendió a 100.000 toneladas en 2021, mientras que las reservas mundiales son de unos 22 millones de toneladas, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Dividiendo la producción de litio por la cantidad necesaria para cada batería, se obtiene que en 2021 se extrajo suficiente litio para fabricar algo menos de 11,4 millones de baterías para vehículos. Este es un nivel que las compras anuales de vehículos eléctricos podrían alcanzar muy pronto.

Las reservas mundiales son suficientes para producir algo menos de 2.500 millones de baterías. La hoja de ruta de la AIE para el año 2050 dice que el mundo necesitará 2000 millones de vehículos ligeros eléctricos de batería, más “híbridos enchufables” y de pila de combustible para llegar a cero vehículos a combustible fósil.

Sin embargo, no todo el litio del mundo puede destinarse a las baterías de los vehículos eléctricos. El metal también se utiliza en las baterías de otros artículos, como notebooks y celulares. Y en la fabricación de aviones, trenes y bicicletas. Además de la multitud de nuevos electrodomésticos que tienen batería.

Minería del litio

Las reservas mundiales de litio son teóricamente suficientes para satisfacer el aumento previsto de la demanda. Sin embargo, esto supone que todas las reservas puedan ponerse en producción y que todas sean lo suficientemente buenas para su uso en baterías, lo cual es muy poco probable.

“Solo un puñado de empresas puede producir productos de litio de alta calidad y pureza”, afirma la AIE. “Aunque hay varios proyectos de expansión previstos, hay un signo de interrogación sobre la rapidez con que pueden entrar en funcionamiento”. Las minas de litio que comenzaron a operar entre 2010 y 2019 tardaron un promedio de 16,5 años en desarrollarse, según la AIE. La consultora McKinsey estima que más del 80% de los proyectos mineros se completan con retraso. Por esto, la AIE afirma que el mundo podría sufrir escasez de litio tan pronto como en 2025. Y el grupo Credit Suisse afirma que la demanda de litio podría triplicarse entre 2020 y 2025, lo que significa que “la oferta se vería forzada”.

El think tank Transporte y Medio Ambiente afirma que solo hay litio suficiente para producir hasta 14 millones de vehículos eléctricos en 2023. Dada la trayectoria de las ventas de vehículos eléctricos, esto podría dejar a muchos posibles compradores con las manos vacías. Las ventas de vehículos eléctricos aumentaron un 108% en 2021.

“Sencillamente, no va a haber suficiente litio sobre la faz del planeta, independientemente de quién se expanda y quién lo suministre, simplemente no va a estar ahí”, dijo el presidente de Lake Resources, Stuart Crow, al Financial Times. “Los fabricantes de coches están empezando a percibir que quizás los fabricantes de baterías no van a ser capaces de cumplir”. Volkswagen, el segundo mayor fabricante de autos del mundo, agotó en agosto de 2022 sus existencias de vehículos eléctricos en Estados Unidos y Europa.

Otro obstáculo es la concentración del mineral en unos pocos lugares. “China posee básicamente el 70-80% de toda la cadena de suministro de vehículos eléctricos y baterías de iones de litio”, declara Stuart Crow, de Lake Resources. La AIE cifra en un 60% la cuota de China en la producción mundial de productos de litio, y representa el 80% de la producción de litio. “Cinco grandes empresas son responsables de las tres cuartas partes de la capacidad de producción mundial”.

Australia tuvo la mayor producción en 2021, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, pero Chile tiene las mayores reservas de litio del mundo. Chile forma parte del llamado “Triángulo del Litio”, junto con Argentina y Bolivia. Algo menos del 60% de los recursos de litio de la Tierra se encuentran en estos tres países, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Demanda de agua

La extracción de litio requiere volúmenes muy elevados de agua, lo que está provocando una situación en la que los recursos hídricos de una región no son suficientes. En regiones desérticas, como los Andes chilenos y argentinos, se deben enviar millones de toneladas de agua desde otras regiones. La mina de San Cristóbal, en Bolivia, utiliza 50.000 litros de agua al día, y las empresas mineras de litio de Chile son acusadas de agotar las reservas de agua.

Más de la mitad de la producción actual de litio se hace en zonas con gran “estrés hídrico”, o sea, escasez crónica de agua. “Varias de las principales regiones productoras, como Australia, China y Africa, también están sometidas a calor extremo, lo que plantea mayores problemas para garantizar un suministro fiable y sostenible”. Serbia retiró el año pasado las licencias para una mina de litio debido a protestas. Los manifestantes dijeron que contaminaría el agua y dañaría el paisaje de forma irreversible.

Los vehículos eléctricos siguen siendo un mercado relativamente nuevo, lo que significa que aún pueden producirse avances en las baterías o en los métodos de fabricación que podrían aliviar la posible escasez de litio. “Las tecnologías emergentes, como la extracción directa de litio o la recuperación mejorada del metal a partir de residuos o minerales de baja calidad, ofrecen la posibilidad de un cambio en los futuros volúmenes de suministro”, afirma la AIE.

La AIE también dice que se espera que la cantidad de baterías usadas que llegan al final de su vida útil aumente después de 2030. El reciclaje de estas baterías podría reducir las necesidades de suministro de litio en una décima parte para 2040. “Se estima que el 54% de las baterías al final de su vida útil se reciclarán en 2030”, dice el foro de Davos, y añade que esto podría cubrir el 7% de la demanda.